Ejemplos de ofertas publicadas para UX researchers

¿Qué buscan las empresas tecnológicas en un UX researcher?

No es casualidad que el primer post de este blog trate sobre el perfil profesional de UX researcher. De manera cada vez más frecuente, se publican ofertas de empleo donde la función principal del puesto es la investigación en experiencia de usuario. En muchas ocasiones, estos puestos son difíciles de cubrir, como se acredita no solo por el tiempo que las ofertas permanecen abiertas, sino también por la insistencia de los reclutadores con aquellas personas que podríamos encajar en el puesto. Como profesional de este campo – y también como formador de profesionales UX – creo importante hacer visibles cuáles son las demandas del mercado para esta figura.


¿Por qué necesitan las empresas tecnológicas UX researchers?

Aunque el personal dedicado a la investigación con usuarios existe en las empresas tecnológicas desde hace al menos un par de décadas, parece que la demanda está aumentando considerablemente. Por ejemplo, la agencia de reclutamiento especializada Zebra People señalaba en un informe:

We’ve seen an unprecedented increase in demand for user researchers this year with almost half our requirements coming from research vs design. With demand significantly outstripping supply, there’s been a notable shift in the market where we’ve observed many full UCD UX designers moving to specialise in pure play research.

Pueden identificarse varias razones para este renovado interés empresarial en este perfil:

  • Mayor importancia de las tareas estratégicas y de investigación. La tecnología y el diseño están cada vez más estandarizados, y muchos componentes y patrones de interacción pueden ser reusados. De esta forma, la complejidad en el proceso de diseño y desarrollo se va desplazando hacia la identificación y satisfacción de las necesidades de usuarios y clientes, de forma que esta contribuya a la estrategia de negocio de la empresa. Actualmente la investigación es una actividad vital para cualquier empresa que quiera sobrevivir en un contexto digital cada vez más competitivo.
  • Abaratamiento de las herramientas y metodologías. Durante mucho tiempo, el paradigma dominante en la investigación dependía de los laboratorios de usabilidad. Estos requerían una inversión importante en mobiliario, equipos de grabación, software especializado, reclutamiento de usuarios, gastos de desplazamiento y compensación, etc. Por ello, disponer de un profesional in-house dedicado exclusivamente a la investigación con usuarios era un lujo solo al alcance de las grandes empresas tecnológicas. Aunque estos laboratorios se siguen usando, actualmente se emplea un rango de técnicas y metodologías de investigación mucho más económicas (p.ej. tests de usuario remotos). Hoy en día la principal inversión en investigación UX que debe hacer una empresa está en el personal que va a llevarla a cabo.
  • Mayor demanda de involucración de usuarios en los procesos de diseño por parte de empresas y organismos públicos. Este punto no es generalizable a todos los casos. Muchas empresas que contratan diseño o desarrollo se preocupan de manera exclusiva por la parte técnica o estética de las soluciones, sin prestar mucha atención a los procesos que han llevado a esas soluciones, o si estas responden a las necesidades de usuarios o clientes. Pero cada vez con mayor frecuencia se encuentran referencias explícitas a las tareas de investigación en los pliegos de contratación, y muchas organizaciones entienden que los procesos de investigación forman parte necesaria del desarrollo de las soluciones.
  • Necesidad de conocimientos más especializados. Hay que aclarar que no es necesario contar con un perfil específico de research para realizar tareas básicas de investigación con usuarios. Pero también es cierto que una investigación de impacto requiere no solo el empleo de técnicas y metodologías más complejas, sino también de la habilidad para manejar los datos e interpretarlos de manera adecuada. Hay, además, cierto acuerdo en el sector sobre el conjunto de técnicas, competencias y cualificaciones necesarias para desempeñar este puesto, diferenciadas de las de otros perfiles UX.

¿Cómo es una oferta de empleo para un UX researcher?

Para aquellas personas que estén pensando en especializarse en este campo, puede ser útil conocer cuáles son las competencias que se requieren. He revisado una treintena de ofertas relevantes para este perfil, y he tratado de sintetizar los requisitos más frecuentes. La oferta de trabajo para un UX researcher sería algo así:

Descripción del puesto

El UX researcher planifica, diseña y ejecuta estudios de usuario, y analiza e informa sobre sus resultados. Debe conocer todo lo relacionado con los usuarios (actuales o futuros) del producto o servicio: sus necesidades, comportamientos, motivaciones, y metas. Pero también debe ser capaz de comprender los elementos técnicos del producto, los objetivos de la empresa y organización, y el mercado en que se desenvuelve. La investigación no sólo tiene lugar como una evaluación del producto final, sino que debe estar presente en todas las fases del desarrollo (desde la ideación hasta el rediseño de productos y servicios). El objetivo final del trabajo del UX researcher es influir positivamente en el trabajo de diseñadores y desarrolladores, y contribuir a la estrategia de la organización para que el producto o servicio responda a las necesidades de los usuarios, resulte fácil de usar y sea apreciado por encima de otros productos de la competencia.

Técnicas y metodologías

La caja de herramientas de UX contiene decenas de técnicas, pero en las ofertas de empleo se priorizan las siguientes:

  • Tests de usabilidad
  • Entrevistas en profundidad
  • Encuestas y cuestionarios
  • Grupos de enfoque, talleres y sesiones grupales
  • Etnografía e investigación contextual
  • Tests A/B
  • Análisis comparativos y de tendencias

Además del conocimiento explícito de estas técnicas, es necesario un conocimiento general sobre metodologías de investigación cualitativa y cuantitativa, análisis de los datos recogidos e interpretación de estos.

Capacidades

  • Independencia, proactividad y capacidad de organizar el propio trabajo. Lo más habitual es que el equipo de UX research esté formado por una sola persona (normalmente se cuenta con un equipo de UX con perfiles mixtos). Por ello, se espera que este perfil lleve a cabo su trabajo con una supervisión mínima.
  • Trabajo en equipo y comunicación efectiva. Un UX researcher debe informar a otros profesionales en la empresa sobre el resultado de la investigación, y contribuir en las decisiones sobre las características del producto. Da igual las técnicas que se apliquen o la cantidad de información que se obtenga de los usuarios si luego no se es capaz de explicarlo de manera convincente para tener un impacto real.
  • Traducir resultados en acciones concretas. Los “entregables” de las tareas de investigación serán análisis, informes, presentaciones, o prototipos de baja fidelidad. Elementos materiales que darán fe del trabajo realizado. Pero lo más importante de estos entregables es que los resultados deben poder traducirse en acciones o decisiones concretas sobre el producto o servicio. Este es un punto de fricción muy común entre el UX researcher y otros profesionales (“Vale, este formulario de registro es difícil de rellenar y los usuarios lo odian… ¿Cuál es la alternativa?”). No se trata solo de identificar problemas y tendencias, hay que poder contribuir a las decisiones y soluciones de diseño de forma que la investigación pueda traducirse en requisitos de producto.

Cualificaciones y experiencia

No existe un título o cualificación específica que habilite para ser UX researcher. Lo que sí es necesario tener es una base metodológica, que puede provenir de diferentes disciplinas, y sobre todo una formación específica (formal o informal) sobre experiencia de usuario. Lo más nombrado en las ofertas incluye:

  • Formación universitaria en Informática, Interacción Persona-Ordenador, Ciencia Cognitiva, Psicología Experimental, Antropología, Ciencias de la Información. Aunque no es estrictamente necesario, un máster o un doctorado en alguna de estas áreas es bien valorado.
  • Experiencia aplicada en la industria tecnológica o digital de entre 2 y 5 años. Los perfiles de investigadores académicos (provenientes de la universidad) son también bienvenidos, pero suelen requerir cierta reconversión para adaptarse a las demandas y el ritmo de las empresas.

Extra (competencias adicionales)

  • Conocimientos básicos sobre diseño y desarrollo. Se espera que el UX researcher conozca lo indispensable para contribuir con algún wireframe y comprender las tareas de front-end y back-end que realizarán otros profesionales.
  • No todo es tecnología web. Existen multitud de dispositivos, tecnologías, servicios, que pueden requerir conocimientos concretos (p.ej. experiencia de usuario en automoción). El conocimiento sobre el sector específico de la oferta es un plus.
  • Conocimiento sobre el rango de usuarios del producto. Cada producto o servicio tiene un público objetivo, que puede ser muy concreto o abarcar a la mayor diversidad de usuarios posible. Por una parte, es posible que el producto se dirija a un grupo de personas muy específico (p. ej., deportistas o personal sanitario) y se requiera conocer en profundidad sus respectivos campos de trabajo. Por otra parte, la accesibilidad (entendida como la propiedad de una solución de adaptarse al rango más amplio de necesidades y preferencias de sus usuarios) es siempre un requisito importante que se convierte en indispensable en algunos casos.

Así que, ¿eres o quieres ser un UX researcher? Dejo algunas fuentes adicionales para ampliar el tema: